Manzana y Diabetes

Fuente: Remedios para la diabetes.

Sin dudas, la manzana es una de las frutas más populares y versátiles. Podemos consumirla en su deliciosa forma natural, en jugos, pasteles, mermeladas, bebidas, entre muchas otras preparaciones. Más allá de su sabor dulce y textura crujiente, la manzana aporta beneficios importantes a nuestra salud, destacándose su alto contenido de fibra y efecto saciante para controlar el apetito. Sin embargo, cuando se trata de la diabetes, hay varias cuestiones a tener en cuenta. De manera general, los diabéticos tipo 2 deben comer manzana con moderación.

¿Las manzanas son buenas para los diabéticos?

Después de numerosas investigaciones, la ciencia ha llegado a la conclusión de que los diabéticos deben mantener una dieta baja en carbohidratos. Teniendo esto en cuenta, una persona que tiene diabetes no debe comer manzanas deliberadamente, ya que su aporte de carbohidratos (azúcares) es significativo.

La cantidad de calorías y el aporte de carbohidratos pueden variar considerablemente según el tamaño y el tipo de manzana, pero sin importar el tamaño de esta fruta, se trata de un alimento alto en carbohidratos que contiene mucha azúcar (20-35 gramos), específicamente fructosa (alrededor de 9.5 gramos).2

Esto no quita que las manzanas sean frutas con propiedades naturales muy beneficiosas, por ejemplo su alto contenido de fibra (3-5 gramos) y su aporte de vitaminas y minerales esenciales.

En 1 manzana mediana podemos encontrar:

CDR (Cantidad Diaria Recomendada)

    6% de potasio de la CDR

    8% de vitamina C de la CDR

    4% de vitamina A de la CDR

    5% de riboflavina de la CDR

    6% de vitamina B6 de la CDR

De hecho, los científicos han afirmado que, en personas no diabéticas, el consumo de manzana parece reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 debido a su alto contenido de antocianinas. También se plantea qué comer una o más manzanas al día puede reducir el riesgo de cáncer de colon y pulmón, y que la cáscara de manzana es particularmente alta en polifenoles antioxidantes que reducen la inflamación en el cuerpo.

Pero desde el punto de vista de la diabetes, la manzana no es una opción ideal. Si la comparamos con algunas verduras, podemos ver que estas poseen más vitaminas y minerales que una manzana, sin llegar a aportar cantidades importantes de carbohidratos.

Al sustituir una manzana por una taza de col rizada, podemos obtener el 200% de la dosis diaria recomendada de vitamina C y el 434% de vitamina A, con tan solo 1 gramo de carbohidratos. Estos valores son excelentes para mantener la glucemia y la A1C (hemoglobina glucosilada / prueba de glucohemoglobina) bajo control, a la vez que se obtiene una buena nutrición. Con esto no queremos decir que un diabético solo deba comer vegetales en lugar de frutas. Siempre podrá recurrir a otras alternativas igual de sabrosas, pero más saludables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *